Quiste ovárico - causas, síntomas y tratamiento

El quiste ovárico es una formación benigna en forma de cavidad en la pierna. La cavidad del quiste está llena de secreción de líquido, que se acumula, lo que conduce a un aumento en el tamaño de la formación.

Asignar quistes del ovario y apéndice nadzhejnikovogo. El primer tipo incluye quistes del cuerpo lúteo, endometrio, formaciones foliculares y otros, el segundo paraovariano. Esta enfermedad es más susceptible a las mujeres en edad reproductiva. Con menos frecuencia, la enfermedad se presenta en mujeres mayores de cincuenta años.

La mayoría de los quistes son inofensivos, algunos aparecen y desaparecen sin ningún síntoma, pero también hay quistes problemáticos que contribuyen a las rupturas, sangrado y dolor; en tales casos, recurren a la extirpación quirúrgica de los quistes problemáticos. En este artículo analizaremos qué es un quiste ovárico, sus causas, los síntomas principales, así como el tratamiento y las posibles consecuencias de la formación que se origina.

Quiste ovárico: ¿qué es?

Así que echemos un vistazo más de cerca a lo que es, así como a los tipos de formaciones quísticas. En total, es costumbre distinguir 6 tipos principales de quistes ováricos:

  • edometrioide;
  • folicular
  • mucinoso
  • dermoide
  • paraovarial
  • quiste ovario cuerpo amarillo.

Un quiste puede ser una formación única o múltiple (cistoma). Por lo general, el cistoma es benigno, pero puede ser maligno.

Quiste del cuerpo lúteo del ovario

El quiste del cuerpo lúteo es una neoplasia localizada en un solo lado. Un síntoma de este tipo de quiste ovárico es un engrosamiento de las paredes, que contiene un líquido que tiene un tinte amarillo, a veces con impurezas de la sangre. Este tumor se debe al hecho de que el folículo después de la ovulación comienza a crecer y está demasiado lleno de líquido amarillo, en lugar de estar lleno de células del cuerpo amarillo.

Este tipo de quiste, como el quiste folicular, que se forma como resultado de la ovulación que no se ha producido y el crecimiento continuo del folículo, se produce directamente en el ovario. Sus paredes se forman a partir de la envoltura tensa del cuerpo lúteo o folículo. Más a menudo, estos tipos de tumores aumentan en la dirección de la cavidad abdominal y tienen tamaños pequeños.

Paraovarial

En un quiste ovárico paraovarial, los síntomas de la enfermedad se desarrollan en el apéndice ubicado encima del ovario. Un quiste es un tumor de una cámara de forma redonda u ovalada, lleno de contenido líquido transparente. Las delgadas, casi transparentes, paredes del quiste ovárico paraovarial están plagadas de una red de diminutos vasos sanguíneos.

La categoría de edad de las mujeres expuestas a este tipo de enfermedad es de 20 a 40 años. Como regla general, el tumor es de naturaleza benigna y rara vez cubre el proceso patológico del ovario en sí.

Mucinoso

Los quistes mucinosos están llenos de contenido mucoso, a menudo consisten en varias cámaras y pueden alcanzar tamaños grandes. Los quistes mucinosos y endometrioides pueden degenerar en tumores ováricos malignos.

Endometrioide

Un quiste ovárico endometrial se desarrolla cuando el tejido endometrial comienza a crecer en él. En la mayoría de los casos, resulta ser de dos vías. El tamaño del quiste puede variar de 4 a 20 cm.

Folicular

El quiste folicular es una formación de una sola cámara con finas paredes elásticas llenas de contenido transparente. En la mayoría de los casos, tal formación de pequeño tamaño, su crecimiento se dirige hacia la cavidad abdominal. La razón de su aparición es que al final de la ovulación, el folículo no está lleno de células del cuerpo lúteo, sino que el folículo se estira y se llena de líquido.

Dermoide

Los quistes dermoides pueden contener tejido conectivo o capas germinales embrionarias, por ejemplo, los rudimentos del cartílago, huesos, dientes, cabello, células grasas. Tales quistes suelen ser lesiones grandes de pared gruesa. Crecen lentamente.

¿Cómo se forma un quiste?

Las hembras generalmente tienen dos ovarios que producen óvulos, cada uno del tamaño de una nuez, y se ubican a ambos lados del útero. Cada mes, el ovario derecho o izquierdo produce un óvulo, y este proceso comienza el ciclo menstrual mensual de la mujer. Un óvulo encerrado en un saco llamado folículo crece y madura dentro del ovario bajo la influencia de la hormona estrógeno hasta que el útero está preparado para recibir el óvulo.

Aproximadamente 14-15 días después del inicio de la menstruación, este folículo estalla (se quiebra un quiste ovárico), liberando así la célula del óvulo, que ingresa a la trompa de Falopio, donde posiblemente puede ser fertilizada por el esperma.

Por razones que no están completamente claras para la medicina, hay casos en que el folículo dominante en lugar de explotar continúa creciendo, acumulando más y más líquido dentro de sí mismo. En este caso, la transformación en un quiste folicular. Muy rara, pero todavía posible transformación del cuerpo amarillo en un quiste.

La mayoría de los quistes ováricos son benignos, es decir, no son cancerosos, y muchos desaparecen por sí solos en unas pocas semanas sin tratamiento. Los quistes ováricos ocurren en mujeres de todas las edades, pero con mayor frecuencia aparecen en mujeres en edad fértil.

Causas

El riesgo de quistes ováricos en las mujeres aumenta si:

  • Los ciclos menstruales son irregulares;
  • la cantidad de tejido adiposo en la parte superior del cuerpo de una mujer aumenta o hay obesidad general;
  • la primera menstruación ocurrió temprano (11 años y antes);
  • una mujer sufre de esterilidad;
  • Hay trastornos hormonales, en particular, hipotiroidismo;
  • tratamiento de tumores malignos de mama con tamoxifeno;
  • Los quistes ováricos ya estaban en el pasado;
  • Una mujer tuvo un aborto.

En general, las causas de la aparición pueden ser muy diferentes: cada tipo específico de neoplasia es a menudo una consecuencia de problemas bien definidos.

Síntomas de los quistes ováricos.

En el caso de un quiste ovárico, el curso de la enfermedad a menudo ocurre sin síntomas notorios, cuando la presencia de un quiste solo se conoce después de realizar un examen de ultrasonido y visitar a un ginecólogo.

Algunas mujeres que experimentan grandes quistes ováricos pueden notar los siguientes síntomas:

  • violación del ciclo menstrual;
  • náusea
  • dolor en el abdomen, agravado después de realizar acciones físicas o durante las relaciones sexuales;
  • dolor en la parte baja del abdomen;
  • la aparición de sangrado no relacionado con la menstruación;
  • frecuentes urgencias al baño;
  • Ataque corto y doloroso en la mitad del ciclo menstrual;
  • Incremento de la circunferencia abdominal.

Tales signos sugieren sospecha de desarrollo de quistes, pero solo un ginecólogo puede hacer un diagnóstico final. Después del descubrimiento de un quiste, se requiere un examen de ultrasonido de los órganos pélvicos. Además, el análisis de hormonas, que ayudará a determinar las causas del quiste.

En las situaciones más difíciles, la laparoscopia puede ser prescrita, lo que ayudará a hacer el diagnóstico final. Para hacer esto, se hacen varios cortes en la cavidad abdominal a través de la cual se inserta un dispositivo especial, el laparoscopio. Te permite ver la imagen de los órganos internos y evaluarlos visualmente.

Los síntomas de un quiste roto

Un fenómeno como el quiste reventado se llama apoplejía en la medicina. Cuando estalla un quiste ovárico, los síntomas aparecen de la siguiente manera:

  • dolor severo en la parte baja del abdomen;
  • la temperatura corporal se eleva a 39 grados;
  • latido cardiaco rapido
  • hay debilidad en todo el cuerpo;
  • La presión arterial a menudo disminuye bruscamente;
  • Se produce una hemorragia grave.

Estas señales indican que necesita buscar urgentemente ayuda médica.

Los efectos de los quistes ováricos.

Por lo general, el 80% de los quistes ováricos son funcionales y desaparecen por sí solos, con el comienzo del siguiente ciclo menstrual. En otros casos, estas formaciones patológicas aumentan a un tamaño considerable y causan graves molestias a la mujer.

Independientemente de la causa del desarrollo y del tipo, los quistes ováricos pueden tener consecuencias peligrosas: suprimir, romper, exprimir órganos adyacentes, causar trastornos en la función menstrual y / o reproductiva. También es posible la aparición de una pierna torcida de quiste ovárico.

La supuración de un quiste ovárico causa manifestaciones similares a la anexitis aguda. En la parte inferior del abdomen desde el lado del quiste, aparece dolor (dolor, tirón, punzante o palpitante), la temperatura del cuerpo aumenta.

En caso de torsión de las piernas del quiste o cuando un quiste se rompe, el dolor agudo aparece repentinamente, lo que lleva a una postura forzada, aparecen signos de shock y otros síntomas. A menudo, un quiste ovárico se convierte en la causa directa de la infertilidad femenina. Sin embargo, la complicación más grave de la enfermedad es la transformación de una formación quística benigna en un tumor maligno. Para evitar las consecuencias, es importante que se diagnostique a tiempo para que quede claro cómo tratar un quiste ovárico.

Diagnósticos

Para determinar el método de tratamiento, un quiste ovárico debe ser diagnosticado correctamente. Hasta la fecha, el diagnóstico se realiza de varias maneras.

  1. Un análisis de sangre: un método de detección de laboratorio, indica la presencia de inflamación (aumento de la ESR y recuentos de leucocitos) y anemia (disminución de la hemoglobina: rotura de un quiste ovárico con sangrado);
  2. El examen de ultrasonido de los órganos abdominales es un método instrumental de examen, que permite visualizar (ver) un quiste ovárico y determinar su ubicación;
  3. Laparoscopia diagnóstica: un tubo de fibra óptica con luz y una cámara se inserta en la cavidad pélvica, le permite ver directamente el quiste. Si está ubicado en la superficie del ovario, también puede tomar una biopsia (extracción de un pedazo de tejido para realizar un examen histológico in vivo) para excluir un quiste ovárico tumoral.
  4. Punción de un quiste ovárico: bajo el control de un ultrasonido, se perfora una pared de la cavidad abdominal con una aguja fina, se inserta una aguja en el quiste ovárico y se toma un líquido para su examen, lo que permitirá establecer un tipo de esta formación.

El ultrasonido es uno de los métodos más informativos para detectar un quiste ovárico, especialmente con el uso de un sensor transvaginal.

Tratamiento del quiste ovárico

Con un quiste ovárico diagnosticado, el tratamiento se realiza de dos maneras: quirúrgico y conservador. El primer método se usa solo para las complicaciones mencionadas anteriormente en forma de brechas y giros, y también cuando existe la sospecha de que la formación es maligna. Actualmente, la laparoscopia es la más utilizada.

También puede seleccionar algunos métodos de tratamiento quirúrgico:

  1. Cistectomía - extirpación del quiste en sí.
  2. Ovariectomía - extirpación del ovario.
  3. Adnexectomía - extirpación del útero.
  4. Biopsia del ovario: se realiza para tumores malignos.

En cuanto al tratamiento conservador, se utiliza en la gran mayoría de los casos. El tratamiento con este método consiste en tomar medicamentos para el dolor, así como anticonceptivos, que ayudan a prevenir la aparición de nuevas formaciones.

No solo los quistes peligrosos, como el endometrioide, dermoide y mucinoso, sino también los formados en una mujer joven que desea quedar embarazada están sujetos a una extirpación obligatoria, ya que el riesgo de torsión o crecimiento de la neoplasia aumenta durante el embarazo.

Laparoscopia quistes ováricos

La laparoscopia puede ser tanto diagnóstica como terapéutica. La única diferencia es que con uno de ellos solo se realiza el diagnóstico, y con el segundo, los procedimientos necesarios.

La cirugía laparoscópica se realiza sin incisión abdominal quirúrgica. En su lugar, el especialista realiza varios pinchazos en el ombligo, a través de los cuales se inserta un instrumento especial, un endoscopio equipado con una cámara, en el interior. La cámara le permite rastrear todo el proceso de operación en un monitor grande y evitar errores accidentales.

La operación para extirpar un quiste mediante laparoscopia dura de 20 a 40 minutos, según el tamaño del quiste y su estructura. De manera planificada, la primera fase del ciclo menstrual es más adecuada para la cirugía. El período postoperatorio dura solo 1 día en el hospital, después de lo cual la mujer puede comenzar a trabajar el día 3.

Cirugía laparoscópica

Operaciones en curso

La extirpación de un quiste se puede realizar mediante laparotomía. Por lo general, las indicaciones para dicha operación son grandes quistes ováricos o casos complicados de la enfermedad.

Hay varias opciones para las operaciones que utilizan laparotomía:

  1. Cistectomía - extirpación de quistes ováricos.
  2. Escisión en la cuña: cuando se extirpa un quiste y parte del tejido ovárico.
  3. Ovariectomía: cuando no solo se extirpa un quiste, sino también todo el ovario.

A menudo sucede que durante la operación, el médico descubre una degeneración maligna del ovario y, en este caso, está indicada la extracción de ambos ovarios, útero, pliegue de grasa (epiploon) y ganglios linfáticos regionales.

Tratamiento de quistes ováricos sin cirugía.

Con una pequeña cantidad de quiste ovárico, se permite el tratamiento sin cirugía, usando tabletas a base de progesterona (Duphaston). Esta hormona ayuda a disminuir y reducir el crecimiento de los quistes. El curso de la terapia dura al menos 5-6 meses. En muchos casos, puede ser ineficaz.

Cuando se diagnostica un quiste ovárico, los medicamentos generalmente se recetan para ayudar a normalizar los antecedentes hormonales del cuerpo (Yarin, Novinet). La duración del tratamiento depende del rendimiento del análisis de sangre de una mujer en particular. La autoadministración de tales fármacos es inaceptable.

Remedios populares

Ahora veremos cómo tratar un quiste ovárico con la ayuda de la medicina tradicional. Estas recetas ayudan a reducir el tamaño y la cantidad de tumores, ayudan a eliminar el desequilibrio hormonal.

  1. Kalanchoe es uno de los mejores remedios populares para los quistes ováricos. Esta planta reduce la inflamación, ayuda a disolver el tumor, apoya la inmunidad. Exprima el jugo de Kalanchoe, mezcle en partes iguales con la miel y humedezca los hisopos de gasa con este medicamento. Inserte un tampón en la vagina lo más profundo posible en la noche. Con un quiste del ovario derecho, necesita recostarse sobre el lado derecho, con un quiste del lado izquierdo, en el lado izquierdo. El tratamiento continúa hasta la desaparición completa de todos los síntomas desagradables.
  2. Para preparar este remedio, necesitará: miel (100 ml) y una cebolla de tamaño mediano. La miel se debe verter en un tazón pequeño y profundo y poner la cebolla allí también. Lo principal es que las cebollas estén completamente cubiertas de miel, de lo contrario no habrá un fuerte efecto curativo. Los curanderos recomiendan hacer todo este procedimiento durante el día. Sólo así las cebollas pueden empaparse por completo. Además, por la noche (es decir, después de 10 horas), necesita obtener esta bombilla y formar un pequeño tampón de la misma en un tamaño tal que sería conveniente para usted insertarla en la vagina. Envuelva la cebolla con una gasa y entre en la vagina durante toda la noche. El curso del tratamiento suele ser de unos 10 días.
  3. Para esta receta solo se necesita una cucharadita de miel. Si lo tienes líquido, antes de usarlo debes ponerlo en el congelador, dejarlo endurecer un poco. Luego, la miel se coloca en un vendaje ancho, que se dobla en dos capas y se ata con un hilo fuerte.Para quitar fácilmente el tampón, deje las puntas largas del hilo. Intenta insertarlo más profundo, de lo contrario la miel puede fluir hacia afuera y no tendrá efecto. Y, por último, trata de ir a dormir por ese lado, del que sale un quiste. Simultáneamente con el tratamiento de los tampones de miel, se aconseja beber un vaso de agua hirviendo con agua cada mañana antes de las comidas, después de agregar 2 cucharadas de miel. A veces, dos semanas de tratamiento son suficientes para que desaparezca un quiste. En el caso de la negligencia del tiempo de la enfermedad para el tratamiento tomará un poco más de tiempo.
  4. Para preparar caldo el útero de boro necesita tomar 1 cucharada. l Hierba seca, que es necesaria para verter agua hirviendo en una olla de esmalte. Luego hay que ponerlo en un baño de vapor y en un baño durante veinte minutos. Luego cúbralo con algo y colóquelo de manera que esté presente en un lugar cálido durante 3 horas (no más). Después de esto, filtrar el caldo y beber 1 cucharada. l No más y no menos de 5 veces al día durante 24 días. Luego 5 días de descanso y un nuevo curso.
  5. Las cáscaras de nuez ayudan a curar un quiste en 2 meses. Lave cuidadosamente las 14 tuercas y libérelas de los granos. Rellena los ½ litro de nueces. Insiste en la solución por una semana y toma 1 cucharada por un mes.

Antes de tomar remedios populares se recomienda consultar a un médico.

Loading...

Deja Tu Comentario